viernes, 8 de octubre de 2010

Los suecos llamaron por teléfono a Borges y le ofrecieron el Nobel con la condición de que se pronunciara en contra de la dictadura. Borges se negó y luego acusó como causal de su no premiación a la "inteligencia sueca".

Si Nestor Kirchner no hubiera usado a Abuelas como las usó hoy tendríamos otro Nobel de la Paz en Argentina.

Googlear Hilda Molina + Carlotto.

No hay comentarios: